martes, 6 de julio de 2010

Con los compañeros de Metro

La pasada semana se debatió mucho sobre el Metro de Madrid. La mayoría de los tertulianos y de los políticos se enfrentaron a la decisión de los trabajadores de Metro de realizar una huelga sin servicios mínimos. Días antes habían realizado una huelga con los servicios mínimos impuestos por la Comunidad de Madrid (un 50 %) pero siempre avisando de la posibilidad de hacer una huelga sin los servicios que impone Esperanza Aguirre.
La Comunidad de Madrid y justificandose en el "tijeretazo" del Gobierno Central quería rebajar un 5 % el salario a los trabajadores de las empresas públicas. Empresas que no se mencionaban en el decretazo del "tijeretazo". De repente la Comunidad de Madrid pretendía ahorrarse ocho millones de euros incumpliendo el convenio negociado con los trabajadores. Esperanza Aguirre se saltaba el convenio y se atrevía quitar derechos a los trabajadores. ¿Eso no merecía contestación?. Este antecedente que sería el incumplimiento de los acuerdos entre empresa y los representantes de los trabajadores supondría tener un grave precedente que atentaría contra los intereses de la clase trabajadora,
Durante los dos días que duro la huelga sin servicios mínimos escuche a trabajadores que protestaban contra la medida debatida y decidida democráticamente en una asamblea de trabajadores de Metro. Algunos de ellos decían que también les habían bajado el suelto y que no protestaban por ello. Así que hay algunos trabajadores que aceptan el recorte, que aceptan que nos quiten derechos y parece que todos tenemos que aceptar.
Pero lo que mas me molestó es que en los medios de comunicación se tratará de enfrentar a los trabajadores. Efectivamente es una faena que durante dos días no haya metro pero los únicos responsables de esta situación estan en la Comunidad de Madrid. Nunca los trabajadores tenemos que cuestionar las acciones que han tomado otros compañeros para defender sus derechos. Incluso si todos hicieramos lo que han hecho los compañeros de Metro estoy seguro que las cosas no irían mucho mejor.
Ahora 2.800 de los 7.600 trabajadores del metro han recibido un expediente sancionador y 900 han recibido un expediente de despido por realizar la huelga. Esto demuestra que en este país realmente el derecho a la huelga es muy limitado al igual que la libertad sindical en algunas empresas no existe.
La campaña contra los trabajadores del Metro además tiene otro objetivo. La huelga convocada por CCOO y UGT para el próximo 29 de Septiembre ha sentado mal a los dos principales partidos y con este tipo de campañas agresivas pretenden que los trabajadores no nos movilizemos. Quieren que aceptemos los recortes como algo que entra dentro de la normalidad mas absoluta.
Desde estas lineas y como usuario del Metro quiero mostrar mi solidaridad con la lucha de los compañeros de Metro. Su lucha es nuestra lucha.